Bienvenidos a la Micologia Gastronomica en Asturias

Queremos  darte en primer lugar, las gracias y nuestra mas cordial bienvenida por haber escogido este sitio. 
Espero que lo  disfrutes y que tú colaboración y opinión sean las que mas nos ayuden a seguir con  ilusión en el desarrollo del Blog, que queremos sea un lugar de encuentro de aficionados al tema propuesto.
Esperamos colaboradores, aficionados, amas/os de casa, cocineros, restaurantes. Aunque nosotros no buscamos hacer publicidad para nadie o nada en particular, pensamos que había necesidad de crear un Blog de este contenido en Asturias.

Tu opinión será siempre para nosotros una muestra de agradecimiento.

Contacta con Nosotros: 
micogastronomiaasturiana@gmail.com

In English

Do you like our Blog?
As you can see, we're not pros but we really enjoy ourselves! Why not contact us from wherever you are,send us short friendly articles,ideas and recipes,foraging news from your area of the wide-world or anything else you feel might fit in.


Contact us on: micogastronomiaasturiana@gmail.com

¡Feliz año con Setas!


Que manera de comenzar 2018 con un buen plato de setas!

Como estos Hygrophorus Pratensis  cogidos estos días en Asturias por el amigo,  Manuel Lobo Trapiello.

Buen comestible,de los mejores dentro de su género,y que bonito aspecto! 

Ademas, admite cualquier tipo de preparación.


FELIZ  AÑO.
Juan Ramon González Diego.

1 de Enero 2018.

Final del Otoño

                    
     En efecto, ya estamos a mediados de diciembre y en pocos días estaremos en invierno, del cual no podemos esperar gran cosa, pues este año ha sido todo bastante pobre en setas y si bien años atrás el otoño se alargaba y seguíamos viendo especies otoñales, tengo la impresión de que no va a ser así en esta ocasión.

    Hay otras opiniones que nos dicen que al haber llovido bastante tarde, todavía aparecerán buenas setas; pero esto se contradice con el hecho de que algunas especies se hayan visto muy pronto y como ejemplo recuerdo las trompetas, ya a mediados del mes de julio.

    Otras especies, como la lengua de gato y la angula de monte,  aparecieron pronto; pero tuvieron muy poca permanencia en los bosques, al igual que los boletos y níscalos que se pudieron recolectar durante muy poco tiempo.

               Psathyrella hydrophilla,- El Fito - Sierra del Sueve,- Caravia

     Sin ningún interés comestible, es frecuente y llama la atención enseguida, ya que crece en grupos numerosos, cambia mucho su aspecto siendo al principio de tono muy blanco que se va volviendo a un marrón amarillento y se identifica bien por restos de volva en el margen del sombrero en forma de anillo, además de crecer en la base de arboles planifolios. 

                       Hygrocybe conica,- El Fito, Sierra del Sueve,- Caravia.

     Las especies del genero Hygrocybe son difíciles de diferenciar, esta y algunas otras son venenosas, es por tanto aconsejable no recoger ninguna, siendo además recomendable respetarlas por su belleza, tienen una carne que nos recuerda la cera y unos colores en general relucientes.

                                    El Cantábrico, desde el área recreativa del Sueve.

    La subida al mirador del Fito por Colunga y Caravia, tiene muchos lugares interesantes para los aficionados a las setas, además de preciosas vistas.

                            Clitocybe nebularis,-Pardilla – El Viso, Salas.

    Encontramos la pardilla, ya bien entrado el otoño con bastante frecuencia, se suele ver sobre las hojas de planifolios, es un buen comestible para algunos; pero no sienta bien a todo el mundo, nosotros la hervimos al menos 10 minutos y tiramos el agua de cocción, preparando a continuación de diversas formas, según el gusto de cada cual, al ajillo con trozos de pavo esta estupenda.

                          Pseudohydnum gelatinosum,- El Viso – Salas.

    Interesante especie poco frecuente, es muy fácil de reconocer, pues no existe ninguna especie parecida; el himenio está formado por púas y la carne es blanca y gelatinosa. En la bibliografía se dice que es comestible y que aparece en tocones de coníferas. Tengo que decir que yo nunca la he probado, su aspecto es llamativo; pero no invita a la degustación.

                       Lepista Nuda, Pie Azul,El Viso, Salas

    Es un buen comestible para algunos seteros estupenda, aunque hay quien la desprecia por ser muy aromática. Y  quien la confunde con el Cortinarius violaceus; pero este tiene la carne muy distinta, de un aspecto poco apetecible y el pie azul tiene un olor y sabor dulce y afrutado  

                               Lactarius necátor,- El Viso – Salas

    No tiene ningún interés comestible, es frecuente y muy fácil de distinguir ya que no se confunde con facilidad con ninguna otra, llama la atención el contraste del color de las láminas y del sombrero. 

                          Pholiota squarrosa,- El Viso, Salas.

    Vemos esta especie con frecuencia subiendo a El Viso, por  estas fechas. No es comestible y no debe confundirse con la Armillaria ostoyae, que es comestible previa cocción; pero que tampoco es aconsejable, por su fácil confusión a la vez de poco valor.
   
                              Area del Campo de Tiro, en la subida a El Viso.

                            Al fondo Salas, desde la Capilla del Viso.

    En esta ocasión subimos por Mallecina al Pico Aguión, regresando por Gallinal y El Viso a Salas, llegando a una buena hora para degustar el menú del día.

Lepista nuda,- Collada de Pando,- Campo de Caso.

    También esta la vimos en varias de nuestras salidas y como dije es muy apreciada por algunos seteros por su aroma y sabor dulces. Tiene diversas formas que suelen distinguirse en color más o menos azul violeta; el peligro está en algunos Cortinarius  en general no comestibles, estos tienen la esporada marrón y al final se nota en las láminas.

                              Marasmius oreades,- Senderuela,- Collada de Pando-, Caso.

                        Marasmius oreades,- Senderuela,- Collada de Pando-, C. Caso.

    Es una estupenda seta comestible, relativamente fácil de identificar, si bien hay varias similares; la forma más difundida para determinarla es por su pie que se retuerce y vuelve a su posición inicial sin romperse. Creo que las láminas, el umbón obtuso que suele tener y su olor ciánico, ayudan mucho a conocerla. Este año al igual que otras setas fáciles de ver, tengo que decir que nos ha costado bastante encontrarla.

 Desde La Collada de Pando. Campo de Caso. Un día espléndido del mes de noviembre.

    Decíamos que el año fue malo y claro que es así; especies que eran frecuentes de ver a lo largo del otoño, varias veces; este año, bien salieron muy pronto; como ya comente con las trompetas. Otras se dejaban  ver muy poco tiempo, para volver después de bastantes días sin aparecer, esto no quiere decir que no hayamos visto buenas setas; pero quede dicho que con menos frecuencia que otros años.

                    Cantharellus tubaeformis, Angula de mote – Taramundi

    Esta foto fue hecha a mediados de noviembre en Taramundi en bosque de castaños, había muy pocos y aunque volvimos  a visitarlo, fue sin ningún éxito.

                          Clitocybe nebularis,- Pardilla – Taramundi.

    Esta foto fue hecha a primeros de diciembre en un camino del bosque, no había prácticamente más setas que pardillas, algunos cortinarios y poco más, que mostramos a continuación.

                                 Agaricus semotus,- Taramundi.

    También en los primeros días de diciembre en dicho camino muy cerca de las pardillas vimos estos champiñones que  identificamos como semotus; sin embargo tienen  las características del xanthoderma tanto en  la carne de la base del pie como en el sombrero, si bien la cutícula deja ver unos tonos rosados. Por supuesto no se aconseja su consumo, cosa que nunca se debe hacer con ninguna especie, si no es con el asesoramiento de un experto y mostrándose los ejemplares  en fresco. 
                                                        Mycena rosea,- Taramundi.
       
    Esta seta de pequeño tamaño, no es difícil de ver desde el verano al otoño, tiene un bonito aspecto; pero mucho cuidado, pues es muy  venenosa.

                                         Xerocomus badius,- Boleto bayo, Boal

    Estos boletos aunque no son tan apreciados como la calabaza o el pinicola, son buenos comestibles y sobre todo en épocas de escasez se les va dando valor.

                               Clitopilus prunulus,- Molinera, Boal

    La molinera, también se la llama chivata por que se dice que anuncia la salida de los boletos, a veces se encuentran en su alrededor; pero no siempre. Es un buen comestible, aconsejado solo para expertos, pues es fácil de confundir con clitocibes blancos tóxicos.

                             Boal capilla de San Isidro, construida en 1898.


                               Boletus edulis,- Calabaza, Pico Aguión,-  Salas.

                          Boletus edulis,- Calabaza – Pico Aguión,- Salas

     Este día vimos algún boleto; pero muy pocos que estuvieran en buen estado y más bayos que calabaza

              Cantharellus tubaeformis,- Angula de monte,-P. Aguión- Salas
    
Corresponden estas fotos al mes de octubre y llevamos sin ver angula o boletos, bastante tiempo.

              Fistulina hepatica,- Hígado de buey. Mallecina – Salas.

    Es esta una seta muy difícil de confundir; que además es comestible y aunque de poco valor, puedo decir que conozco seteros que la buscan en los lugares habituales con este fin, en mi opinión solo se debe comer cuando es muy joven y cocinada.

                              Cantharellus cibarius,- Rebozuelo,- Mallecina – Salas.

                     Cantharellus cibarius,- Rebozuelo,- Ruta de los Molinos –Bimenes

    Poco hay que decir de esta estupenda seta, excelente comestible, con un agradable olor a fruta y, casi nunca atacada por las larvas y es inconfundible, aunque tiene un falso rebozuelo que no es peligroso; pero recordar que es necesario siempre estar seguro de lo que comemos.

                     Macrolepiota procera,- Parasol - Pico Aguión – Salas.

   Estupendas lepiotas que el sr. Kenneth, se encargara de preparar con sus sabrosas recetas de cachopos.

                   Hydnum repandum,-Lengua de gato – Sobrescobio.
    
Otro buen comestible y también muy buscado y pocas veces con larvas, además de fácil de identificar, aunque no tan apreciado como la cantarela; pero que sin embargo le gusta a muchos seteros.

                                Lactarius deliciosus,- Níscalo – Monte Valsera – Cudillero

                              Lactarius deliciosus,- Níscalo  – Mieres.
    
Como casi todas las setas, los níscalos tienen personas que no les da más por ellos; pero hay muchísimas más  que les encantan,  claro está que este año nos resultó difícil recolectarlos, pues en La Garganta donde habitualmente aparecen con facilidad, hemos visto muy pocos al principio y después tuvimos varias salidas que no encontramos nada.

                              Choiromyces venosus,- La Invernal – Mieres.

    No se aconseja su consumo, ya que en crudo es venenoso y por otra parte muy fácil de confundir, incluso con otros géneros; lo presentamos, por su rareza y dificultad de observar pues no es frecuente.

                                    Geoglossum glabrum,- La Invernal – Mieres.

     Otra especie no comestible; pero que también es difícil de ver por su rareza y escasez, las dos especies pertenecen a la clase de los Ascomicetos.
    
 El pasado año por estas fechas aun recolectábamos angula, lengua de gato y también algunos rebozuelos: Hay quien dice que todavía pueden salir algunas cosas, ojala así sea; pero lo cierto es que no parece. 

    Puesto que ya vemos las especies del final de campaña, quiero decir  que algunas especies  propias de estas fechas, se están recolectando por los aficionados, como Lepista Panaeolus, la Pardina y el Hygrophorus pratensis, Higróforo de los prados, buenos comestibles; pero nosotros no las encontramos por lo que no presentamos fotografías. 

    FELICES FIESTAS Y UN AÑO NUEVO DE PAZ Y PROSPERIDAD.
            
  Juan R. Glez. Diego
                                                       
Sábado 23  de Diciembre 2017      


¿Hay Setas cerca de Oviedo?


Si Señor!

El pasado Domingo, día 3, aprovechando la invitación a comer de  Paloma (por motivo de  mi cumpleaños) nos fuimos a Las Caldas, a solo 10 kms del centro de Oviedo, un típico pueblo balneario, con balneario y hotel, ya con las últimas  modernidades  pero  todavía  con un componente arquitectónico encantador.

El pueblo de Caldas  posee un gran un encanto y  guarda mucho que ver o visitar.

Resultado de imagen de la vizcaina las caldas
¿ Un lugar para  comer? 

Sin duda para una ocasión "especial" como ésta el mejor lugar es La Vizcaína   donde podremos disfrutar de un trato estupendo  con un  precio correcto correspondiente a su calidad.





¿Y  las Setas? 
En esta  zona si buscamos  entre Las Caldes y Caces encontraremos  muchas rutas de  senderismo,   especialmente hay  una que nos han gustado mucho que discurre al lado del Río Nalón.













Como es habitual  después  de las abundante lluvias, ejemplares de Clitocybe Nebularis-"Pardilla", que a mi personalmente me encanta, pero que  puede ser  un poco indigesta para estómagos delicados. También  encontramos debajo de los castaños las clásicas  Lepista Nuda-"Pie Azul y Macrolepiotas, eso si algunos estaban en mal estado.


Buena compañía, setas,una buena comida y encima un sol esplendido, eso es ASTURIAS!

Kenneth.

Excursión por los Oscos

A mediados de noviembre Rosa, Ken, Juan y yo (Manuel) fuimos a setas a los Oscos, ya sabéis, en el occidente de Asturias. Teníamos ganas de disfrutar de una jornada por esa bella comarca, recorrer caminos, encontrarnos con nuestros amigos y recolectar setas. Había llovido a principios de semana y pensamos que, pasados ya dos días, tendríamos oportunidad de coger las suficientes.

Encontramos la zona con la superficie muy húmeda pero no localizamos lo que preferíamos encontrar, boletos y níscalos. No llovió en toda la jornada y nos movimos sin inconvenientes por varias zonas aunque sin resultado positivo, a no ser unas cuantas macrolepiotas excelentes completamente abiertas.

Como en ocasiones anteriores por los Oscos, disfrutamos de una agradable comida en Santa Eulalia en Casa Diego, con una corta sobremesa para aprovechar en el monte las pocas horas de luz de la tarde.

Fue antes de llegar al monte que encontramos cerca de la carretera un grupo de Coprinus comatus bien desarrolladas pero que, lamentablemente, estarían incomestibles y hechas tinta china al final del día. Sería muy útil conocer un método de conservarlas que alargara su efímera vida.

Seguimos camino y pronto localizamos bajo un espeso manto de hojas de castaño, un grupo de hermosas pardillas (Clitocybe nebularis) y no lejos de allí unas pocas “pie azul” (Lepista nuda).

El hecho de encontrar en estado adulto algunas especies nos hizo pensar en el tiempo que ha de transcurrir desde los días de lluvia hasta que la seta aparece y en la velocidad a la que se desarrollan. Las que encontramos diría yo que son prontas en aparecer y en desarrollarse. Ya dentro del bosque solo encontramos un par de pequeños grupos de ejemplares nacientes de lengua de gato (hydnum repandum) por lo que pienso que ésta es más tardía en aparecer y más lentos aún lo serán boletos, níscalos y rúsulas, de los que no vimos ni rastro. Quizá sean estas especies tan populares las que han dado lugar a la opinión muy extendida de esperar diez o quince días después de las lluvias para que aparezcan las setas. Todo esto supeditado, además, al estado del terreno al presentarse las lluvias, pues una sequía prolongada, vientos y otros fenómenos meteorológicos pueden impedir su nacimiento, como hemos comprobado este año varías veces.

La recolección lograda en esta ocasión nos permitió a los cuatro cenar un
sabroso plato de setas. Yo me animé a hacer un plato fácil y muy popular, el cachopo de lepiota. Por mi falta de pericia, unas veces me queda la lepiota quemada por fuera y cruda por dentro y otras quemada por todas partes y aceitosa. Pero en esta ocasión, siguiendo los expertos consejos de Rosa y Ken, me quedó muy bien. Sus indicaciones fueron: poco aceite y de girasol, no dejar que el aceite se caliente mucho en ningún momento, apretar con suavidad la lepiota contra la sartén mientras se fríe. No hacer una cara completamente de una sola vez sino alternativamente una y otra cara en varias veces.

Cuando la lepiota es grande es preferible trocearla en dos o en cuatro trozos pues es más fácil de conseguir un buen resultado. Así lo hice y quedé encantado, tanto por conseguir un rico cachopo como por tener éxito con un plato que se me negaba. 

Una estupenda jornada de setas que confiamos repetir y que os deseo tengáis también vosotros amigos aficionados a las setas en vuestras salidas.
Gijón, diciembre 2017.
Manuel Glez. Diego.